couple, arguing, disagreement-6471113.jpg

FORMAS DE DIVORCIARSE

En nuestro blog pretendemos dar respuestas sencillas a nuestros clientes con el fin de ofrecer luz en situaciones complejas. Las crisis matrimoniales son si duda circunstancias de enorme dificultad tanto en el plano afectivo como económico y, por ello, un buen planteamiento de cuales son las opciones que tenemos, de cuales son nuestras fortalezas y nuestras debilidades es esencial para que el divorcio sea lo menos traumático posible para las familias.

El divorcio implica la ruptura del vinculo matrimonial, lo que acarrea efectos económicos en los cónyuges que ha de liquidar su patrimonio común y han de realizar las declaraciones tributarias necesarias. ,Entraremos a analizar estos efectos más en detalle en artículos posteriores, en este post vamos a ofrecer una serie de ideas generales sobre los tipos o formas de divorcios que existen y cómo dirigirse a cada uno de ellos a fin de conseguir un resultado lo más satisfactorio posible.

El principal requisito para acceder al divorcio es que hayan pasado tres meses o más desde que se produjo la unión matrimonial. Ha de tenerse en cuenta que en ningún caso el divorcio implica la desatención económica y emocional de los hijos comunes cuyo interés en el proceso de divorcio será defendido por el Ministerio Fiscal si son menores y, al ser un interés de especial protección, sus necesidades han de prevalecer frente a las de cualquier cónyuge.

TIPOS DE DIVORCIO

1.DIVORCIO AMISTOSO JUDICIAL Y NOTARIAL

Es también conocido como divorcio de mutuo acuerdo. El procedimiento más fácil y el menos costoso, tanto económicamente como emocionalmente. Este procedimiento parte de la situación que por los cónyuges existe o se ha podido alcanzar un principio de acuerdo para proceder a la ruptura del vinculo matrimonial. Este acuerdo ha de plasmarse en un contrato que regulará los efectos de la extinción del vinculo matrimonial conocido como convenio regulador. Así podrán contenerse en el convenio regulador acuerdo sobre el ejercicio de la patria potestad y la custodia de los hijos menores de matrimonio, la pensión de alimentos y pensión compensatoria así como de la liquidación de los bienes propiedad del matrimonio.

Este convenio regulador ha homologarse judicialmente, para lo que será necesario presentar una demanda de divorcio aportando el convenio regulador firmado por ambas partes. Si el convenio regulador es conforme, tras ser analizado por el juez, este dictará sentencia concediendo el divorcio. En un divorcio de mutuo acuerdo pueden los dos cónyuges comparecer con la asistencia del mismo procurador y el mismo letrado, lo que supone un ahorro en los costes, si bien de cara a una paridad en la negociación del convenio regulador y atendiendo a las circunstancias de cada caso, en muchas ocasiones es recomendable que cada parte acuda con su propio procurador y abogado.

Este divorcio amistoso puede llevarse a cabo también de forma notarial, pero ante el Notario solo será posible si no existen hijos menores o dependientes de los padre o si no hay un embarazo en el momento de la solicitud. El divorcio notarial ofrece como ventaja la mayor rapidez y que no se necesita un procurador, pero sí la asistencia de un abogado. Si existiesen hijos mayores de edad o emancipados que carezcan de ingresos propios y convivan en el domicilio familiar han de estar presentes en en otorgamiento de la escritura de divorcio, para dar su consentimiento.

2. DIVORCIO CONTENCIOSO

El divorcio contencioso parte de una situación de desacuerdo total o casi total entre los ex-cónyuges, por lo que se hace necesaria la presentación de una demanda por vía judicial, lo que implicará que cada cónyuge ha de acudir con su propio abogado y procurador.

Al no existir acuerdo entre los cónyuges no existirá convenio regulador y por tanto, será el juez quien dictamine los efectos del divorcio en función de las pruebas que cada parte presente presenten en la fase de juicio. A su vez, la falta de acuerdo implica que los cónyuges tengan que acudir a un procedimiento posterior de liquidación de patrimonios a fin de liquidar los bienes comunes, pues el juez en este asunto solo decidirá sobre el divorcio y las medidas que afectan a este y no sobre la liquidación del patrimonio común.

Estos procedimientos son más largos, tediosos, caros y complejos y no siempre suelen ofrecer los resultados más satisfactorios. Tiene especial importancia el interés de los menores hijos comunes del matrimonio quienes serán defendidos por el Ministerio Fiscal quien velará para que se protejan sus derechos dentro del procedimiento judicial y para que los efectos perjudiciales del divorcio impacten en el menor en la menor medida posible sobre todo en lo referido a su patria potestad, guardia y custodia y sus alimentos.

Es necesario destacar que un procedimiento de divorcio contencioso puede, en cualquier momento, transformarse en un mutuo acuerdo si las partes llegan a un acuerdo para la firma de un convenio regulador, pasando así al procedimiento señalado en el apartado anterior.

Atlántico Abogados te ayudamos en todos los pasos necesarios, para que el proceso de divorcio sea lo más sencillo posible. Llámanos, o concierta una cita en las oficinas de Lugo o A Coruña en el teléfono 623 191 434 o envíanos un email a info@atlanticoabogados.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad